NAARA Y NEHIRA HISTORIA DE VIDA

Hace algunos años tuve la dicha de conocer a Yareli en el bello pueblo de Mazamitla, Jalisco en un taller de fotografía de bodas, rápidamente pasó a mi lista de amigas por su sencillez; ella es originaria de colima y forma parte del equipo de “Yaru Photo Motion” desde hace 6 años. Como la mayoría de las mujeres Yare tiene el instinto de la maternidad, pero el destino le deparó una sorpresa que ella nos cuenta con sus propias palabras:

“…Mi historia comienza en Enero del 2013, fue cuando recibimos la gran noticia: mi esposo y yo estábamos esperando nuestro primer bebé. En el momento preciso el doctor nos dijo que era una niña y la llamamos Naara.

lovingnehira-momtobesession-yarufotografia-fotografia_de_parejas_colima_ry-82 

El tiempo transcurrió, llegamos a las 36 semanas sin problema alguno, sin novedades, todo estaba bien… hasta la noche del 28 de Agosto, tuve que vivir la peor de las pesadillas…

Ese mal presentimiento de que algo no andaba bien, y al ir al baño y arrojar el tapón mucoso, me llené de temor, pero pensé que tal vez, mi bebé iba a nacer a los 8 meses de gestación (igual que su papá).

Acudimos a la clínica de salud más cercana para que me dijeran que proseguía, me revisaron, checaron al bebé y entonces ahí no pudimos escuchar su corazón; el Doctor trató de tranquilizarme y me dijo, que algunas veces, los aparatos que ellos tienen no son buenos que era mejor ir de urgencia al hospital, para que allí pudieran ver y escuchar a mi bebé. Fue en ese momento en el que presentí que algo no estaba bien.

Al llegar al  hospital la atención fue inmediata, no me hicieron esperar y cuando menos me di cuenta, ya tenía un Doppler en mi vientre buscando la señal de algún latido de mi bebé, esa búsqueda fue en vano y escuche lo que nadie jamás querría oír…“Tu bebé no tiene pulso…”.

lovingnehira-momtobesession-yarufotografia-fotografia_de_parejas_colima_ry-36Mi mundo se detuvo y mi cabeza se llenó de un millón de preguntas y sentimientos entre mezclados, miedo, incertidumbre, confusión y recuerdo que nadaba en un mar de lágrimas.

Los doctores me informaron que necesitaba tener todo el proceso del parto normal por medio de la inducción para no lastimar mi matriz y no lastimarme más a mí. Viví el proceso yo sola con Dios de mi lado y sabiendo que para él todo tiene un propósito, aunque fuera algo tan doloroso.

En el momento del parto no quise ver a mi bebé, pedí que me vendaran los ojos, ya que, quería guardar en mi mente toda la ilusión, los momentos en los que imaginaba su carita y tenerla entre mis brazos; mi esposo si la vio y dijo que se parecía mucho a mí, que tenía mi nariz y mi boca.

El tiempo transcurrió, pasaron dos largos años y decidimos volver a intentar tener un bebé y a finales del 2014 se nos concedió una vez más.

977823_10201804333410250_2113659933_oEsta vez fue más complicado que el primero. En la semana 8 de gestación fuimos con un doctor de especialidad materno-fetal (recomendado por mi antecedente) y nos dio un panorama no muy alentador desde esa visita; nuestro bebé tenía un edema, esto quería decir, que tendría una enfermedad cromosómica. El tiempo transcurrió y en la semana 12 nos dijo que tendríamos otra nena y decidimos llamarla Nehira, pero en esa visita también nos comentó que podría nacer con síndrome de down, síndrome de Patau o con alguna malformación en su corazón. El Doctor mencionó que debíamos esperar a la semana 20 para poder estudiar su corazón y su evolución, ella luchaba cada día ya que retenía líquidos y sus riñones estaban muy débiles.

Cada cita era una esperanza, pero siempre al terminar, regresábamos envueltos en una gran angustia, sabiendo que Dios tenía la última palabra… Y así llegó la semana 20, el doctor comentó que teníamos que comprar un Doppler para escuchar el corazón de nuestra bebé, ya que en cualquier momento dejaría de latir, una vez más estábamos viviendo una prueba muy grande. Todos los días escuchábamos su corazón por las mañanas, tardes y noches. El 18 de Febrero del 2015 su corazón dejó de latir a las 24 semanas de gestación. En esta ocasión, sentí que estábamos más preparados mental y emocionalmente para cualquier noticia.

1075606_10201804331690207_348997061_oEsta vez me hicieron estudios y también al bebé. Había un problema, ella tenía una estenosis aórtica y una hipoplasia de cavidades izquierdas en su corazón, normalmente esos bebés mueren al nacer y tienen esperanza de 12 semanas, nuestra bebé vivió 24 semanas y cada día luchó por su vida.

Actualmente mi esposo y yo hemos decidido empezar de nuevo, con nuevos retos, en un nuevo país y sirviendo en un ministerio. Sabemos que Dios tiene el control de cada situación y en este caso pedíamos sabiduría y fortaleza para afrontar lo que viniera.

Y ahora escribo esto para que las mujeres que lleguen a leerlo, sepan que aunque el panorama no sea bueno y aunque las situaciones duelan demasiado, Dios tiene un plan.

No requerí de psicólogos, ni pasé por depresiones, gracias a que me entregué a él. Necesitamos ser fuertes y confiar en Dios porque sin él no se en dónde estaría ahora.”

1096963_10153089031460551_1497045587_o

 

Lorenia Johnson


Alternative Text

Soy madre de 3 niños varones, esposa de un maravilloso hombre, fotógrafa de boudoir desde 6 años, amante de la vida, me encanta compartir mi experiencia con otros fotógrafos impartiendo talleres o conferencias de fotografía y me facina viajar. Sigue mi trabajo en mi pagina web www.loreniajohnson.com

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
@somosfotografas